Blogia
Café Blog

Mi niña chica

Día del padre

Día del padre 19 de Marzo 2003, un día como hoy, día del padre, hace dos años...


¡¡Hola papá!!

Soy tu pequeñina, como he oído que hoy es el día del padre he pedido a mamá que te escriba esto para felicitarte, porque yo no sé, y quiero que sepas que te siento a mi lado y que te quiero mucho. El año que viene te prometo que te haré unos garabatos de colores y mamá me sentará en la cocina para hacerte un postre entre las dos, que sé que te gustan mucho. Como las niñas somos más listas puede que ya sepa llamarte papá, y abriré los bracitos sonriente para que juguemos juntos.

Ahora me estoy moviendo mucho –voltereta va, voltereta viene– para que mamá me sienta y sepa que me estoy enterando de todo lo que ella te escribe.
Mamá no quiere que el tiempo pase demasiado deprisa, porque le gusta tenerme dentro y tiene miedo, pero yo estoy deseando conocerte y tú también a mi, porque te lo oigo decir muchas veces.
Ya sé como es tu voz, tu olor y tus caricias, pero quiero nacer y presumir de papá. Desde que mamá sabe que existo no ha parado de decirme todos los días que está feliz solo por una cosa, y es por darme un padre como tú. Dice que es la más grandota de las suertes que voy a tener en la vida. Te quiere mucho también, tienes que quererla mucho y tener paciencia porque está un poco asustada por lo que le viene encima, ya sabes…

Bueno, ya me estoy casando porque soy muy pequeñita. Gracias por estar ahí, cuidándonos tan requetebién, muy pronto me tendrás en tus brazos. Espero ser una buena niñita y una buena modelo para que me grabes y me hagas muchas fotos. Mientras tanto, no olvides que te queremos muchísimo papá.

(todavía no tengo nombre para firmar)






¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Juguetes

Juguetes Ayer a mi pequeña los Reyes Magos transformados en sus abuelos maternos le regalaron un perrito. Un perrito de juguete, un perrito que habla, corre, se sienta y hace el pino.
Le encantan los perritos, los de verdad, los de peluche y los dibujados. Al verlo se emocionó, pero tuvo que esperar, una espera un tanto larga para una niña emocionada, mientras su abuelo conseguía desembalar el juguete, buscar unas pilas y hacerlo funcionar.

El perrito habló, pidió que le dieran de comer, que le acariciaran la espalda, que le tiraran de la lengua. El perrito hizo el pino, se sentó, se tumbó y nos retó a echar una carrera con él. Sus abuelos, sus padres y el resto de la familia trataban de que a la pequeña le hiciesen gracia todas las piruetas que era capaz de hacer el juguete e hicieron todo lo posible para que la niña entendiera su funcionamiento.

Pero mi pequeña lo único que quería era que le dejaran abrazar a su nuevo perrito, nada más.


Cuento

Cuento Cuento
Me gustaría saber escribir
para escribirte un cuento
y de principio a fin
llenarlo con lo que siento

Me gustaría saber escribir,
escribir en el aire un cuento,
y que mi niña al respirar,
inhale, mis sentimientos.

Pero no hay lengua ni dialecto
que contenga las palabras
para expresar lo que siento.

Por eso le dije al viento
que te lleve, en mi silencio,
sin palabras, éste mi cuento


Niñ@s - I -

Niñ@s - I -

"Un niño dormido es un espectáculo de belleza incomparable...
...sobre todo si se compara con el mismo niño despierto"



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El sentido de la vida

El sentido de la vida
¿el sentido de la vida?

Hace un año, un 19 de agosto a las 00:25 horas,
encontré el sentido de la vida, el sentido de mi vida...

...sus ojos mirando los mios



En la madrugada

En la madrugada Un padre por su hija es capaz de cualquier cosa. Hasta de cazar mosquitos zumbones a las tantas de la madrugada.
(Como he tenido que hacer esta noche)

A esas horas, hace un año, mi niña chica empezó a decir que quería nacer...


Hogar, dulce hogar

Hogar, dulce hogar Fin de semana. Fin del trabajo. Fin del estrés. ¿La tranquilidad del hogar?

Este es un post a bote pronto, sin meditar, sin pensar, sin saber muy bien cual será la siguiente palabra. El aire acondicionado del trabajo me ha jugado una mala pasada y llevo a cuestas un resfriado, con todo lo que eso conlleva, y precisamente ahora, en fin de semana.

Esta tarde ha hecho mucho calor en casa y todavía lo hace. Necesitaba echarme la siesta, llevo sueño atrasado, pero mi pequeña -tengo una preciosa criaturita que no ha cumplido el año-, no opinaba lo mismo y prefería jugar. Después no quería merendar y luego, aunque estaba muerta de sueño, no quería dormirse. Al final logré ambas cosas, la primera a costa de usar el plan de emergencia: ponerle una cinta de video con las canciones de los Lunis (después de haberlas visto 200 veces, desesperan un poco). La segunda, a costa de acunarla en brazos, a oscuras, durante un buen rato, mucho rato (creo que ha dejado de ser un bebé, al menos en cuanto a peso, y con mi resfriado, el calor y sus patadas quedé agotado).

La escena se ha repetido hace un momento, para cenar y para dormir. Al final ha terminado rindiéndose, después de una acalorada lucha. Esta noche me he negado a ponerle más canciones de los lunis, mis nervios no lo tolerarían. Me decidí por la MTV y a ella le ha parecido muy bien, aunque como le encanta acompañar las canciones con palmas y meneos de cabeza he tenido que jugar al baloncesto con la cuchara y su boca.

Ahora el pequeño diablillo duerme, recabando fuerzas para mañana.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres