Blogia
Café Blog

Lola

Lola Llevaba un tiempo yendo a su casa por motivos semiprofesionales, visitas que al final acabaron siendo de pura amistad. El vivía con Lola, y Lola era un tanto especial. Según me confesó a Lola le costaba aceptar nuevas amistades. Era un poco reacia a salir de su mundo, de su círculo de amigos.

Al principio no me contó mucho más de ella, solo me dejaba caer algún que otro detalle de vez en cuando. Imaginé muchas veces el aspecto de Lola y que haría encerrada en aquella habitación durante el tiempo que yo permanecía en esa casa.
Siempre, cuando entraba en su casa y mi mirada se perdía en el final del pasillo, en dirección contraria al despacho donde trabajábamos, me decía que no me preocupara, que ella acabaría haciéndose a mi y yo a ella y que nos conoceríamos.

-En realidad -me dijo- a Lola le encanta la gente, y que la gente le dé cariño. Y añadió sonriendo: –Hareis buenas migas

Un día, al abrir la puerta, me guiñó un ojo, y me dijo con voz susurrante:

-Miguel, creo que ha llegado el momento

-¿El momento? –repetí entre sorprendido y asustado.

- Si, el momento. El momento de que Lola te conozca y que tú conozcas a Lola.

El mundo se me cayó encima. Nos dirigimos hacia la puerta del fondo del pasillo, aquella puerta tras la cual estaba Lola. Aquella puerta en la que Lola se encerraba cada vez que venía algún extraño, cada vez que yo venía.

-¡Espera! –me dijo sobresaltado. –Se nos olvida una cosa.

Se dirigió a la cocina y después de unos breves instantes regresó con una magdalena en la mano.

-Ten. Cuando yo te diga se la das a Lola. No te preocupes, tu tranquilo, no te hará nada.

Abrió la puerta, justo lo necesario para pasar él sólo, cerrándola inmediatamente. Y allí me quedé yo, temblando y con una magdalena en la mano.
Después de un par de minutos la puerta se abrió y una bestia se abalanzó sobre mi (yo diría que directa a mi yugular) mientras yo cerraba los ojos y me encogía sobre mi mismo, muerto de miedo. Abrí los ojos y pude ver a Lola rugiendo levantada sobre sus patas traseras mientras su dueño sujetaba firmemente la correa que tensaba su cuello. Era una preciosa y terrible perra.

Ya os conocéis –me dijo él. –Ahora faltan las presentaciones

Señalando la magdalena me hizo un gesto para que se la diese a la perra. Primeramente me acerqué despacio, calculando cada paso, sopesando cada movimiento. Lola al ver la magdalena se calmó totalmente incluso giro su boca esperando coger el presente que yo le ofrecía más fácilmente. Ni siquiera rozó mi mano. Se la comió relamiéndose y una vez terminada se quedó mirándome mientras su dueño acariciaba su poderoso cuerpo. Ese era el método que usaba para acercar a gente nueva a su perra.

Después de aquel día cuando visitaba la casa, Lola no se encerraba en su cuarto y poco a poco, muy lentamente, le fue permitido acercarse a mí. Primero siempre con su dueño interponiéndose entre los dos y tiempo después la dejaba acercarse a mi. Lola fue comportándose como un perro amigable e incluso se dejaba acariciar, aunque yo nunca le perdí el respeto ni el miedo.

Un día que me quedé solo con Lola durante un buen rato ocurrió un pequeño incidente. La perra empezó a acercarse y a mordisquearme sin parar. Yo intentaba alejarme de ella sin conseguirlo. Del sofá pasé a una silla, de la silla a un sillón, y acabé de pie en un rincón de la habitación.

Lola estaba completamente levantada sobre sus patas traseras, con las delanteras apoyadas en la pared, sobre mí. Su cuerpo hacía ese movimiento cadenciosamente obsceno, adelante y atrás, acercándose y alejándose de mi pobre persona. Intenté empujarla con las manos horrorizado pero cada vez que lo hacía ella intentaba morderme. Yo no sabía que hacer para salir de esa situación tan absurdamente ridícula y terrible. Por fin pude gritar a su dueño, que entró en la habitación al cabo de un momento. Nos miró a los dos riéndose. Llamó a su perra y la apartó de mí. Intentó tranquilizarme diciéndome que no me preocupara, que a Lola le encantaba hacer eso. Lo remató diciendo que yo le debía haber caído muy bien. A mi no me hizo ninguna gracia.

Tardé un tiempo en mirar a los perros con la indiferencia a la que estaba acostumbrado anteriormente.
...y en cuanto a Lola ...nunca volví a acercarme a ella y poco después dejé de ir a su casa.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Miguel -

Duende es curioso eso que cuentas, sobre todo para los que no estamos acostumbrados a tener perros. En más de una ocasión me he tenido que dejar olisquear completamente hasta que el "chucho" correspondiente ha dado su aprovación.

Nada ..no me digas que no es para esta espantado. Además cuando luego conté lo que me pasó no me creían, hasta que otra victima de Lola lo corroboró.

maRia me has vuelto a recordar a un "gatito" que se llamaba Blas. Era lo más parecido a una pantera negra en todos los aspectos, sobre todo en el salvaje. Solo le pude acariciar cuando era un "bebé", luego me fue imposible.
Pero claro, tu eres una gata, y además bumblecat ;)

duende -

Por cierto, la foto es buenisima, eso es tener valor y el resto chorraditas....

duende -

Vamos a ver, este chico es demasiado........ la pobre perra solo queria mimos y cariñitos....... adoro a los perros, el mio, cuando llega alguien le hace tal inspección que parece del FBI, pero solo quiere saber quien es, y despues te trae la pelota...... aunque esa perrita debia ser pelin malvada jejejej. Lo peor el pobre dueño que encima la querria muchisimo. :) Besos

maRia -

Mi amiga tiene una gata de 7 kilos pelín fiera a la que su novio a amaestrado para serlo. Cada persona que se acerca a esa preciosa bicha negra se lleva un autógrafo. Todos menos yo, porque me siento en el sofá sin hacerle ni puñetero caso, y la muy gata viene y se coloca a mi lado ronroneando. JAJA. Al final siempre consigo frotarle la cabeza!

NADA -

Hola Miguel: A mí me encantan los perros, bueno, todos los animales...Como he leído por ahí, a los perros hay que educarlos para que sepan comportarse. La experiencia que tú tuviste con Lola, se debió a su mala educación, y si unimos a esto su tamaño, no me extraña nada que estuvieras espantado.....
Besos y :))

Miguel -

Marta, no hay nada que perdonarte ;)
Un tema polémico es el de las razas peligrosas. Yo no lo tengo muy claro, pero conociendo algunas cosas y ahora que estoy más sensibilizado prefiero no tener ningún perro de esos cerca.
A mi, por un lado, me gustaría tener un perro y más ahora con mi pequeña, creo que sería bueno para ella. Pero me he vuelto muy comodón y el trabajo y las responsabilidades que trae consigo un perro me lo impiden. Bueno, y que mi pareja no quiere animales en casa, que con cuidar a los dos que tiene ya le vale ;-) (y eso que ella si que tuvo perro durante muchos años).

Burma tienes razón, y si vieras algunas cosas que circulan por ahí...

Brisa es que los animales son muy listos y su inteligencia emocional les dice que tú eres un encanto ;-)

Ah, y bienvenidas las dos de vuestras vacaciones.

Marta -

Buenos días Miguel!

Pues... Hay dueños y dueños, unos recogen y otros no. Pero como puede haber gente buena y mala, no tenemos que buscar una sóla explicación en el mundo animal. Además, las mascotas dependen de uno, no de ellos mismos.

Perdona por el comentario anterior, puede parecer que estaba indignada, o algo por el estilo, pero es un tema que mucha gente no entiende.

En fin, que como dice Bo Peep, los animales, así como las perosnas, también dan vida.

Besos de mediodía.

Brisa -

Yo no tengo perro, pero he de confesar que los animales por mí también tienen predilección, bueno no a ese nivel tan elevado...:=) solo en plan de amigos (es broma, eh, no te enfades :) ) pero yo soy más bien sosa, de pequeña mi relación con ellos se limitaba a correr delante, para alejarme y ya te puedes imaginar el resto. Ahora si voy a casa de alguien que tenga perros o gatos ya se donde van a acabar por mucho q me esconda, y luego la típica frase de "no suelen ir con nadie es raro" Yo creo que deben tener un sexto sentido, saben que en el fondo si me gustan, pero no se como definirlo.

burma -

Pobre Lola.. ¿Y su dueño no tenia otro tipo de magdalenas para cubrir sus necesidades?

PD: lo peor es la gente q envia videos de sus mascotas "frotándose" a videos de primera o programs similares. Humor patético.

Miguel -

Yo no tengo nada en contra de los perros, todo lo contrario. Siempre he lamentado no haber tenido un perro.
Y esto que he contado fue una anecdota que me ocurrió (he tenido más pero de otro tipo). El dueño de Lola era una buena persona, tan buena como otros que he conocido, que en vez de mandar a la mierda o deshacerse de perros problemáticos sobrellevan la situación lo mejor que pueden. Lo único que a veces ellos no ven las situaciones problemáticas de la misma forma.

A mi lo único que me molesta de los perros en realidad no son los perros, si no los dueños que no recogen las mierdas por ejemplo ;-)

Y sobre gatos, conocí un gato siamés que parecía una pantera. Tan bonito como desquiciado, se llamaba Blas.

Bo Peep -

Suele ser una situación algo embarazosa, pero Marta tiene razón los perros son un encanto y dan vida. Ah! y los gatos también y si son siameses ni te cuento.

Marta -

Como dueña de perro, me siento ofendida, si alguno de los míos, hiciera eso, se llevaría un castigo, pero... Están bien educados, son sociables, y no necesitan una magdalena para hacer "buenas migas". No todos los dueños de perro somos iguales, y, has tocado un punto débil, me molesta muchísimo que por la gracia de unos pocos, tengamos que ser los demás los que paguemos. Y no te cuento ninguna historia, ni las palabras crueles que me han dicho -por tener un perro- cuando voy por la calle, porque no va con el post.

Un beso.

Miguel -

Lola lo que tenía era un problema grave, muy grave. Pero los dueños de los perros lo ven de otra manera y les hace gracia.

Marta -

Ejem, ejem, tienes el sex-appeal muy subido, o Lola se encaprichó por una simple magdalena?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres